General

Redactar propuestas como autónomo – Consejos y trucos

propuesta de desarrollo

Los autónomos a menudo tienen que escribir propuestas para recibir proyectos. Escribir propuestas puede ser a veces muy complicado, pero tener un par de cosas en mente puede marcar una gran diferencia en la forma de abordar esta tarea y, lo que es más importante, en la forma en que los empleadores evalúan tu propuesta.

A continuación te ofrezco algunos pasos que perfeccionarán tus habilidades de redacción de propuestas y aumentarán tus posibilidades de conseguir contratos.

Si quieres asegurarte de que un proyecto se lleve a cabo con éxito tanto para el cliente como para ti, es esencial que la comunicación sea fluida. Especialmente en el caso de los proyectos grandes y los presupuestos elevados, como autónomo debes asegurarte de que se han discutido todos los detalles y de que tienes un acuerdo preciso sobre lo que se hará y cuándo se hará.

Un documento inicial dará al cliente potencial una idea de los servicios que estás dispuesto a ofrecerle y de cuánto puede esperar pagar por ellos. Por supuesto, la primera propuesta es simplemente una estimación, y habrá que acordar una cifra más precisa una vez que se haya discutido el proyecto en detalle.

Este documento inicial se conoce como propuesta, oferta o presupuesto.

Es la mejor manera de asegurarse de que no surjan malentendidos una vez que se empiece a trabajar y de protegerse con documentación en caso de que un cliente reclame que no se ha completado correctamente el encargo.

¿Qué debe decir una propuesta al cliente?

Una buena propuesta define los servicios que se van a prestar de forma profesional y exhaustiva, y debe dar al cliente la sensación de que va a ofrecer un producto de alta calidad. Esta sensación le permitirá cobrar tarifas más elevadas por el trabajo a realizar.

Por lo tanto, es importante que su oferta demuestre que

  • Entiendes las necesidades, el objetivo y las ideas del cliente
  • Ofrece al cliente la mejor alternativa posible con la mejor calidad
  • Tienes en cuenta todos los deseos e ideas de la empresa o el cliente
  • El precio propuesto es el resultado de un gran servicio y su calidad.

Formato y estructura de la propuesta: ¿Cómo debe ser mi propuesta?

Con una propuesta bien diseñada aumentarás tus posibilidades de éxito para ser contratado.

No sólo es importante tener en cuenta el contenido de su propuesta, sino también cómo la estructura. Por ello, puede ser muy útil presentar ciertas secciones en un orden estratégico para romper toda la información que le estás dando al cliente y mantener su atención. Sólo así, el cliente potencial podrá absorber todos los detalles de tu propuesta.

Este presupuesto inicial debe dar al cliente la oportunidad de entender el proceso y la información de la forma más rápida y sencilla posible. He aquí un ejemplo de propuesta para autónomos:

Información obligatoria en una propuesta

  • Su nombre, nombre del autónomo/empresa, dirección y logotipo
  • El nombre y la dirección de tu cliente potencial
  • Número de cliente, número de propuesta y fecha
  • Asunto detallado
  • Alcance de los servicios / Descripción
  • Presupuesto con precio neto
  • Impuestos / Descuentos (si procede)
  • Importe total del presupuesto

Información adicional opcional:

  • Plazo de ejecución
  • Recomendaciones personales
  • Argumento de por qué elegirle a usted
  • Condiciones (métodos de pago, tasas por prisas/retrasos, confidencialidad, derechos de autor, etc.)

Consejos para redactar una buena propuesta como freelance

  1. Analiza la descripción del proyecto y conoce a tu cliente

El primer y más importante paso para escribir es prestar atención a las necesidades de tu cliente y, si has encontrado el proyecto en Internet, a la descripción del trabajo. Para ello tienes que prestar mucha atención a cómo se describe el proyecto. En este caso, cada palabra es importante y hay que hacer una lectura exhaustiva. No puedes escribir una propuesta a menos que entiendas realmente lo que quiere tu cliente.

Además, la descripción del trabajo te ayudará a decidir el estilo de tu propuesta. Si el cliente se dirige a ti de manera informal, deberás atenderlo. Si el proyecto se describe con un vocabulario preciso y profesional, debes responder en consecuencia.

Por último, la descripción del proyecto te dice algo sobre la empresa con la que podrías trabajar. Ve un paso más allá y haz una comprobación de antecedentes por tu cuenta y conoce al cliente y su trabajo. Tal vez te sientas identificado con algo que encuentres, te impresione o tengas ideas de cómo se puede ampliar algo: estos detalles llamarán la atención del cliente y mejorarán significativamente tus posibilidades.

  1. Sé consciente de tus propios puntos fuertes

Antes de empezar a escribir una propuesta, debes pensar en lo que te convierte en un buen candidato para ese proyecto concreto. ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

Por ejemplo, si el cliente busca un desarrollador de PHP, demuéstrale que has realizado proyectos de PHP similares en el pasado o que has mostrado un gran interés por el tema en tu tiempo libre.

Enumera aquellos puntos fuertes que se ajusten al proyecto. No quieras incluir habilidades irrelevantes, aunque pueda ser tentador. Además, no te limites a enumerar las cosas que se te dan bien, demuéstralo. Incluye pequeños ejemplos, como situaciones, que pongan de manifiesto una habilidad que tienes y cómo puede ser útil.

  1. Empieza con fuerza

La mayoría de las grandes empresas reciben muchas propuestas a la hora de listar un proyecto. Por lo tanto, un buen comienzo es crucial. Si tus primeras frases son poco atractivas o directamente aburridas, es probable que te eliminen muy rápidamente. Olvídese de los comienzos estandarizados.

Intenta captar la atención del lector y demostrarle que eres perfecto para el trabajo desde las primeras líneas. Tal vez puedas idear un eslogan para ti o expresar tu interés y entusiasmo de una forma concreta; recuerda que no debes desviarte demasiado del estilo de la descripción del proyecto.

  1. Sea específico

Es importante añadir detalles específicos sobre tu trabajo y tu visión del proyecto. Nombra los pasos que piensas dar para realizar el trabajo. Mejor aún, combínalo con un calendario. Puede ser bastante difícil determinar el tiempo que necesitas para cada paso concreto, pero inténtalo de todos modos. Esto convencerá al cliente de que has pensado detenidamente en el proyecto y en cómo puede realizarse exactamente.

Dependiendo de tus preferencias personales y del proyecto, puedes optar por incluir también un precio. Algunos empleadores lo pedirán específicamente, otros no. Intenta no exagerar ni subestimar tu propuesta.

Estos pasos harán que tu propuesta llame la atención y reducirán las posibilidades de que acabe en la papelera tras un rápido vistazo.

Consejos generales para redactar la propuesta

No hay nada peor que los errores ortográficos y gramaticales en una oferta. Tenga en cuenta que la mayoría de los correctores ortográficos no humanos no son infalibles. Hágalo usted mismo; no confíe en el autocorrector.

  • ¿Impreso o digital? Por lo general, los clientes estarán de acuerdo con una propuesta digital, pero siempre es bueno preguntar si prefieren una versión impresa.
  • En papel. Si el cliente prefiere una versión impresa, utiliza papel de alta calidad y presta atención al nivel de los cartuchos de tu impresora para asegurarte de que tiene un aspecto excelente.
  • Crea tu plantilla. Utiliza una plantilla para todas tus ofertas para facilitar la creación futura. También te ayuda a estar más organizado y a mantener la coherencia de tu marca.
  • Haz un seguimiento del cliente potencial Si no tienes noticias suyas en un tiempo, escribe un correo electrónico de seguimiento o coge el teléfono para preguntarle si ha leído tu propuesta y hazle saber que estás encantado de discutir cualquier cosa que necesite.
  • Sé amable y profesional, pero recuerda: ¡menos es más! Con la propuesta, tu objetivo es dar información importante al cliente, no sólo venderte a ti mismo. Quizá el cliente no pueda verte físicamente, pero esta propuesta es clave para causar una buena primera impresión.

Plantilla de propuesta gratuita para autónomos

El tiempo es oro y tener un modelo de propuesta a mano es clave para cualquier autónomo. Por lo general, utilizarás los mismos documentos una y otra vez, así que tener una plantilla para trabajar es una gran idea para ahorrarte la molestia de volver a escribir lo que es esencialmente el mismo mensaje cada vez que consigues un nuevo proyecto.

Lo normal es que lo envíes una vez después de la presentación, y una segunda versión actualizada después de discutir el proyecto en detalle con tu cliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *